Síntesis del protocolo general de bioseguridad para mitigar, controlar y realizar el adecuado manejo de la pandemia del Coronavirus COVID-19. Resolución 666 del 24 de abril de 2020

¿Qué establece? Adopta protocolo general de bioseguridad para todas las actividades económicas, sociales y sectores de la administración pública, con medidas particulares a ser implementadas tanto para los trabajadores en modalidad presencial como aquellos que están trabajando desde casa.

¿A quién aplica? A los empleadores y trabajadores del sector público y privado, aprendices, cooperados de cooperativas o precooperativas de trabajo asociado, afiliados partícipes, contratantes públicos y privados, contratistas vinculados mediante prestación de servicios, entidades gubernamentales y ARL. Excepto sector salud.

Protocolo:

A. Medidas generales

Lavado de manos

Disponer de insumos: jabón, agua limpia y toallas desechables para el lavado frecuente.
Disponer de suministros de alcohol glicerinado mínimo al 60% máximo 95% en lugares de fácil acceso para los trabajadores.
Todos deben lavarse las manos con una periodicidad mínima de 3 horas en donde el contacto con el jabón debe durar 20 -30 segs.

Distanciamiento físico

Los trabajadores deben permanecer al menos a 2 metros de distancia de otras personas y entre los puestos de trabajo.
Se debe controlar el aforo de los trabajadores en el área o recinto de trabajo.
No se deben permitir reuniones en dónde no se pueda garantizar la distancia mínima de 2 metros.

Elementos de Protección Personal EPP

Los responsables del Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo de la empresa deben definir los EPP indicados para la protección del personal de acuerdo con la labor para la prevención del COVID-19.
El empleador los debe entregar y garantizar su recambio.
Uso de guantes recomendado en caso de labores de aseo o de manipulación de residuos.
Ningún trabajador debe usar la dotación de EPP empleados en la actividad laboral por fuera de su trabajo.
Tapabocas: de uso obligatorio en transporte público y áreas concurridas.

Limpieza y desinfección

Desarrollar un protocolo de limpieza y desinfección permanente del lugar de trabajo, que defina el procedimiento, frecuencia, insumos, personal responsable, elementos de protección empleados, entre otros. Incrementar la frecuencia de limpieza y desinfección del área de trabajo, pisos, paredes, puertas, ventanas, muebles y todos los elementos con los que se tenga contacto.
Establecer un procedimiento de limpieza y desinfección diario previo a la apertura y cierre del establecimiento, incluyendo zonas comunes y mobiliario.
Garantizar jornadas de limpieza durante la jornada.
Realizar control de roedores e insectos.
Capacitar al personal de servicios generales.

Prevención y manejo de situaciones de riesgo de contagio

La empresa debe proveer los mecanismos para evitar la transmisión indirecta del virus a través de elementos contaminados.
El Sistema de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo debe identificar las condiciones de salud de los trabajadores y las condiciones de sus sitios de trabajo.
Debe vigilar la salud de los trabajadores, asegurándose que se cumplan las disposiciones y recomendaciones de las autoridades de salud.
Deben establecer un sistema de verificación para el control en el caso de notificación positiva (preferiblemente digital) en el que cada trabajador registre todas las personas y lugares visitados dentro y fuera de la operación.
No permitir el ingreso a las instalaciones de personas que presenten síntomas.
Reporte diario sobre el estado de salud del personal en trabajo en casa. Antes de ingresar a las instalaciones se debe realizar el lavado de manos.

Protocolo general de
bioseguridad

Establecer un canal de información entre el empleador, la EPS, la ARL y el trabajador para que informe cualquier sospecha de síntoma o contacto con personas contagiadas.
Desarrollar un proceso diario de monitoreo del estado de salud y temperatura del personal, realizando la toma al ingreso y salida del turno por trabajador, dejando registro en el formato establecido por la empresa. Esto también lo deberá realizar el personal en trabajo en casa, reportando su estado vía correo electrónico o por teléfono a su jefe inmediato o área de seguridad en el trabajo.
Establecer un protocolo de verificación del estado de salud cuando hayan ingresado proveedores o clientes.

Trabajo remoto o a distancia

Garantizar la capacitación continua.
Utilizar contenidos virtuales para fortalecer habilidades.
Mayores de 60 años con morbilidades prexistentes identificadas como factores de riesgo deberán realizar trabajo remoto.
Además, lo podrán realizar perfiles como: asesores, actividades de telemercadeo, ventas en general, cobranza, áreas de apoyo transversales y administrativas.

Trabajo presencial

Capacitar a todos los trabajadores en aspectos relacionados con prevención, transmisión y atención del COVID-19.
El Protocolo establece la información mínima que se debe brindar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *